2011-04-25

    Churrodismo científico

    "Una de las consecuencias de la proliferación de medios on-line y, al mismo tiempo, la reducción de plantillas en dichos medios, es que cada vez abunda más un tipo de periodismo que se parece mucho a lo que hacen los blogs al reproducir contenido encontrado en otro sitio. Francamente, no sé quién le copió la idea a quién, si los blogs imitan a los medios o si los medios se están convirtiendo en blogs, pero el caso es que uno termina encontrando el mismo despacho de agencia reproducido (o tan sólo ligeramente editado) en cantidad de diferentes medios."
    Esta cita la extraigo de un post mío (perdonad que me autocite) titulado "Los eslabones perdidos de la comunicación científica". En aquella ocasión utilizaba un caso concreto del hallazgo de un "eslabón perdido" de la cadena evolutiva para ilustrar los eslabones de otra cadena, la que conecta los emisores primarios de una información, los científicos, con sus receptores finales, los lectores de noticias, y cómo la práctica de copiar-pegar despachos elimina pasos de la misma que son fundamentales para la pretendida objetividad periodística y, en último termino, la correcta información del lector. Hace casi dos años de aquello. Ahora tenemos una palabra, 'churnalism' para referirnos a esta actividad.
    "Churnalism is a form of journalism in which press releases, wire stories and other forms of pre-packaged material are used to create articles in newspapers and other news media in order to meet increasing pressures of time and cost without undertaking further research or checking."
    Esta cita la extraigo de un post de Martin Robbins, quien a su vez la saca de la Wikipedia para encabezar su columna sobre los peligros que esta práctica tiene en el caso del periodismo científico. Tim lo ilustra utilizando la herramienta creada en la web churnalism.com. A partir de una nota de prensa, dicho buscador permite encontrar qué publicaciones han reproducido qué porcentaje del texto. Hay casos de práctica literalidad al 97%.

    El fenómeno se extiende más allá del periodismo científico (y más allá de los periódicos), por supuesto, pero –quizá sea mi sesgo– encuentro que es demasiado frecuente y de consecuencias potencialmente más graves en temas de ciencia, tecnología, salud y medio ambiente. Instituciones que quieren atraer inversiones, grupos ecologistas, empresas, todos tienen interés en difundir "su" noticia. Los medios, al decidir qué publican y qué no hacen de filtro, pero no es suficiente. Algo que parezca interesante o importante puede estar manipulado y si no se hace nada para comprobarlo, se colabora en dicha manipulación.

    El artículo de Robbins termina así:
    "There's nothing wrong with curating content to pass on for a wider audience - Ed Yong and I do that daily on Twitter - but if journalists aren't contributing original reporting, or providing context, or challenging statements made by university press officers, or even just adding informed opinion, then they're not really doing journalism."
    Hubo un tiempo, allá en la prehistoria de la blogosfera, en que esa difusión del contenido se veía como una clara ventaja de Internet y los blogs frente al mundo del papel. "Pero eso no es periodismo", decían los periodistas en los primeros debates en los que se enfrentaron a los blogueros. Y tenían razón. Eso es otra cosa. Ya sea enlazando, o reproduciendo el texto de otro artículo (preferiblemente lo primero, lo segundo sólo si al menos se respeta y enlaza la autoría original, por favor), un blog realiza una obra de edición más que de creación. Y esa selección de contenido es en sí misma valiosa, como se señalaba ya entonces, porque permite a un lector acceder a contenidos a los que normalmente no habría llegado. Que es una de las misiones de los medios de comunicación, informar a los ciudadanos de cosas de las que normalmente no se enteraría.

    El problema es que el periodismo es más que la simple difusión. Es ese aporte de contexto, esa búsqueda de la verdad detrás de la información. Y es eso lo que se pone en peligro con el simple copiar y pegar lo que nos llega de agencias. Si un redactor simplemente edita una nota de prensa y no añade nada, su eslabón en la cadena bien podría dejar de existir. Así terminaba (perdón de nuevo) hace diez días mi artículo "Buena ciencia":
    "El lector sigue estando desprotegido ante la manipulación, tiene que sustituir el criterio del (buen) periodista por el suyo propio. Y si bien Tim Radford nos advierte de no asumir que el lector es idiota, sí que es cierto que no tiene por qué ser experto en todo lo que le interesa leer. Los medios periodísticos tradicionales podrán caer a los pies del poder informativo de una simple búsqueda en Google, pero la sociedad en su conjunto sigue necesitando que haya periodistas que hagan bien su trabajo. Todos los divulgadores científicos del mundo no sustituyen la labor de un solo buen periodista científico. Que, dicho sea de paso, también puede hacer buena divulgación."

    PD. El título es mi adaptación preferida del término 'churnalism' al castellano. 'To churn' es batir, revolver, dar vueltas como se hace a la leche para fabricar mantequilla. También se usa para denotar una producción en masa, lo que en español decimos "hacer como churros" o "como rosquillas". En enero Rinzewind montó una encuesta en su blog para elegir cuál era la traducción más aceptada, y ésta es la que ganó.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://evolucionarios.blogalia.com//trackbacks/69531

Comentarios

1
De: BioMaxi Fecha: 2011-04-26 00:25

Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

Antes de que lo hagan otros, me autoacuso. Aquí en el blog, cuántas no habrán sido las historias en las que no he copiado y pegado textos encontrados en periódicos u otros blogs. Eso sí, siempre como cita, y señalando el origen. Y rara vez he escrito un post para hacer refrito de noticias, sino para añadir algo. Mi análisis o mi crítica. Una de las razones para tener esto tan abandonado durante tanto tiempo ha sido precisamente esa: sentía no tener nada que aportar. Para hacer difusión, twitter quizá sea la herramienta más apropiada estos días.

Y cuando he escrito en Público, de lo primero que me enseñaron es que si me iba a limitar a reproducir el contenido de notas de prensa, la pieza la firmaría como 'agencias'. Si lleva mi nombre, yo respondo por esa información y tengo que añadir algo que no me hayan dado hecho. Haber preguntado a los autores del estudio, a gente ajena al mismo, algo. Como novato, me la podrán haber colado quizá más de una vez. También sé lo que es la presión por sacar la noticia a la hora de cierre y que no te hayan contestado todos los que tú querrías para tenerlo todo bien atado. Al final usas tu criterio y alcanzas un compromiso. Y sí, a veces te terminas fiando de la honradez de los científicos o de que los periodistas de Efe hayan hecho su trabajo.



2
De: Claudio.ar Fecha: 2011-04-26 14:36

Muy buen artículo y mejor aclaración, Maxi.
¿Somos conscientes de qué (nos) dicen los medios? Contra todas las ventajas que representa la red como herramienta, creo que la misma herramienta nos está "comiendo" el cerebro. La velocidad y la magnitud de los estímulos son superiores a la capacidad que tenemos de procesarlos, y para poder procesar toda esa información (ya que la velocidad no disminuye, sino que aumenta), optamos por reducir la magnitud. El problema no es la versión "light" de lo que leemos, está en el criterio de selección. La edición usualmente es pésima, es difícil encontrar alguien que se tome tiempo y reflexione sobre qué está diciendo y porqué o al menos aporte un granito de arena a la montaña de datos. La mayor parte de lo que se difunde son datos, y no información, no pasa de un ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Quién? y ¿Cómo? y pocos se preguntan ¿Por Qué?.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 107.22.30.231 (69aaa2b2a2)
Comentario

Inicio > Historias > Churrodismo científico