2004-11-10

    Terror en Holanda

    Leiden, 12 de Marzo 2004. Volviendo a casa en el autobus, una persona mayor, holandesa, se da cuenta de que Laura y yo somos españoles, y por hablar del tema del momento, nos pregunta por el atentado del día anterior. El hombre se lamenta de lo sucedido, aunque la ironía en su tono de voz nos hace ver que no capta la magnitud de lo ocurrido. Acto seguido, al igual que muchos españoles criticamos la cordialidad mostrada por Aznar para con Bush, él hizo lo propio con su primer ministro (por aquí se hacen bromas sobre Balkenende pidiendo a Bush que le deje ir a tomarse el té con él...). Después se puso agorero: "sabeis, los próximos seremos nosotros, que también hemos apoyado la guerra y tal"

    Han pasado muchos meses desde entonces, pero lamentablemente hoy me acuerdo de aquella conversación. Las semanas posteriores al atentado de Madrid nos tocó vivir el aumento de las medidas de seguridad en el transporte ferroviario holandés, así como unos cuantos sustos por amenazas o falsas alarmas, pero la cosa no pasó de ahí hasta hace una semana. El día de difuntos mataron a tiros a Theo Van Gogh, descendiente del pintor y artista a su manera. Este hombre se dedicaba a lo que todos los holandeses: expresar libremente su opinión, a ser posible llevando la contraria a alguien, en su caso arremetía contra el Islam. Conducía un programa de entrevistas y se dedicaba a dirigir películas, sus últimas un par de documentales a la Moore: uno sobre la represión de las mujeres en el mundo islámico; otro sobre el asesinato del xenófobo candidato a primer ministro Pim Fortuyn hace ya dos años y medio (éste por estrenar). El cadáver apareció con una nota cosida a puñaladas en su pecho. La nota dejaba claro el motivo del asesinato al tiempo que amenazaba a una política holandesa de origen somalí. El asesinato me recordó otros tantos que en España hemos sufrido a manos de ETA. Alguien, por ejercer su libertad de expresión y criticar una ideología extremista, recibe la censura definitiva.

    El asesino resulta ser un ciudadano con doble nacionalidad holandesa y marroquí. No es el único detenido, uno de ellos un marroquí con nacionalidad española. Se investigan las conexiones de los detenidos con los detenidos en España en relación con terrorismo islámico, especialmente los atentados de Madrid y Casablanca. Mientras tanto, escuelas islámicas (ayer en Eindoven y hoy en Uden) y mezquitas sufren ataques xenófobos; iglesias cristianas sufren represalias por las represalias. Un grupo amenaza al gobierno con hacerle pagar caro las represalias antimusulmanas.

    Este es un país pequeño, densamente poblado, y con una abundante población musulmana de origen indonesio, turco y marroquí; un país que durante años ha tenido una política abierta a los inmigrantes y que desde hace sólo unos pocos ve cómo el sentimiento xenófobo crece (afortunadamente, no tanto como en Flandes). En eso basó su éxito el partido de Fortuyn, y eso explica las reacciones antimusulmanas que han sucedido al asesinato de Theo Van Gogh. Pero también hay un miedo, cada vez mayor, a que esta abundante población musulmana sea germen y escondite de células terroristas. Y no es que pueda ser, es que es. La amenaza al gobierno que decía antes podría ser oportunismo, pero hoy en La Haya hemos vivido (y seguimos viviendo) acontecimientos que me hacen recordar lo que sucedió en Leganés (¿no se sospechaba que uno que escapó entonces vino a parar aquí?).

    No quiero tener que vivir con miedo a lo que le pueda pasar a Laura al coger el tren a diario; no quiero tener que vivir con miedo a coger un avión para ir a ver a mi familia. Con ETA al menos lo tenía claro: era víctima potencial si pertenecía a tal o cual partido, o si expresaba públicamente mi oposición a su ideología (a Theo Van Gogh le habían amenazado de muerte, como a tanta gente en España), pero el caso es que a pesar de los muchos atentados perpetrados en Madrid, nunca me sentí amenazado. Soy afortunado porque en Marzo no perdí a seres queridos por una serie de afortunadas casualidades, pero no es la proximidad lo que me hace tener más miedo ahora, sino el sentimiento de que ya no sólo nos amenazan por pensar como pensamos, sino que somos instrumento para chantajear a gobiernos (el de España ya se ha retirado de Iraq, fuese eso lo que querían o no; el de aquí lo hará después de Enero). Quizá ya lo eramos antes, pero no de manera tan patente.

    ¿A dónde se dirige este mundo? ¿Hay alguna solución posible?

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://evolucionarios.blogalia.com//trackbacks/23043

Comentarios

1
De: Nfer Fecha: 2004-11-10 20:19

Preguntas retóricas, que me sobresaltan sabiendo de quién vienen. O de dónde vienen: aquí tenemos por muy civilizados a los Países Bajos, a toda Europa en general...claro que es una generalización, perdón por el ripio: hay excepciones, y son cada vez más frecuentes y visibles.

Mi generación creció con dos palabras: crisis y miedo. Poca vida vivir sabiendo que el que salió puede que no vuelva, el que se queda en casa no esté al regresar o esté desaparecido o...
Ignoro dónde vamos. Desconozco si hay solución o soluciones. La vez que algunos llevaron adelante un plan, dejaron un tendal de muertos y desaparecidos. Se fueron los años de plomo y seguimos con miedos e incertidumbres.
O aprendemos a convivir y dominar el miedo o morimos todos los días mil muertes. Empiezo a planteármelo de una vez: ser valiente. Ignoro si podré.
Pocas veces comenté algo con tal angustia. Eres joven, sois ambos jóvenes, debería daros ánimos, pero primero tengo que tenerlos. (vivo en una ciudad con el dudoso mérito de ser la primera en índices de criminalidad en todo el país).



2
De: Xac Mazo Fecha: 2004-11-10 21:07

Lo siento, pero Nfer tiene razón. Solo se puede hacer una cosa: sobrevivir. Con miedo o sin él. Anhelas una seguridad que, me permito recordar, no disfrutaron ni nuestros padres ni mucho menos nuestros abuelos. Y sobrevivieron.

El problema no es ese, el problema aquí y entodas partes es cuánto de esa forma de vida con la que nos sentimos tan cómodos y cuánto de esos principios de los que estamos tan justamente orgullosos estamos dispuestos de sacrificar a cambio de la seguridad. Y cuanto de ello consideramos tan irrenunciable que estaríamos dispuestos a defenderlo a cualquier precio. Incluso pagando con la vida.

Creo que fué Thomas Jefferson quien dijo aquello tan lapidario de "El árbol de la libertad necesita ser regado con frecuencia con la sangre de los patriotas". Eran otros tiempos claro.




3
De: - Fecha: 2004-11-10 21:30

Nosotros si recibimos amenazas, y muchas, a mediados de los 80, ni se lleva bien, aunque se busque la normalidad, ni tiene justificación alguna, pero la vida sigue, y la muerte puede ser una maceta tirada por el viento, un resbalon en la ducha, un accidente, una casualidad o cualquier otra cosa. Lo que sea, será; si algo aprendí de aquello es que uno no puede vivir sufriendo por lo que no está en su mano y que no se está más seguro en la ignorancia.



4
De: BioMaxi Fecha: 2004-11-11 15:27

He seguido pensando en esto. Es verdad, el mundo no está cambiando, siempre ha sido así. La alegría porque parece que ETA se acaba nos la tienen que amargar otros que vengan a sustituirles.



5
De: hector daniel Fecha: 2006-09-26 00:12

como pueden ayudarem vivo en ecuador ciudadde guayaquil quiero vivir en españa tengo una hermana aya por que estoy amenazado, y no se que aser me llama constante mente para amenasarme no puedo salir de mi casa digamen a quien a cudo como hago



6
De: hector daniel Fecha: 2006-09-26 00:12

como pueden ayudarem vivo en ecuador ciudadde guayaquil quiero vivir en españa tengo una hermana aya por que estoy amenazado, y no se que aser me llama constante mente para amenasarme no puedo salir de mi casa digamen a quien a cudo como hago



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.45.122 (af84a8a298)
Comentario

Inicio > Historias > Terror en Holanda